Tipos de inmunidad

Tipos de inmunidad son las defensas biológicas que hacen frente a una enfermedad o una infección.

Con componentes no específicos y específicos, los primeros bloquean los agentes patógenos para poder evitar el desarrollo de un infección provocada por microorganismos, antes de que éstos causen una enfermedad.

Algunos componentes pueden adaptarse a una nueva enfermedad generando inmunidad contra el agente patógeno.

Tipos de inmunidad innata

Tipos de inmunidad innata

Tipos de inmunidad innata

Entre los Tipos de inmunidad, la innata es la que responde al ser identificados los microbios por los receptores de reconocimiento.

También responde enviando señales de alarma ante la presencia de células dañadas o lesionadas, algunas de las cuales también son reconocidas por los receptores de reconocimiento.

Cuando un germen ingresa al organismo se encuentra con mecanismo del sistema inmunitario innato y células siempre de una forma genética, ya que es este el tipo de respuesta de la inmunidad innata.

La inmunidad adaptativa:

Tipos de inmunidad adaptativa

Tipos de inmunidad adaptativa

Otro de los Tipos de inmunidad es la adaptativa, específica o adquirida tiene que ver con la inmunidad humoral, las células que se han involucrado.

De acuerdo a cómo se ha introducido es dividida en pasiva y activa.

La pasiva siendo a corto plazo tiene una duración de unos pocos meses diferenciándose entonces con la activa de una mayor duración y incluso de protección para siempre.

La inmunidad humoral será activa al generar el organismo sus anticuerpos y será pasiva al ser transferidos los anticuerpos entre individuos.

En el caso de la inmunidad celular será activa en el caso de que las células T sean estimuladas y será pasiva cuando estas célula T habitan otro organismo. Asimismo la pasiva puede ser adquirida de forma natural

La inmunidad pasiva natural:

Tipos de inmunidad pasiva natural

Tipos de inmunidad pasiva natural

Una inmunidad pasiva natural es la pasiva materna que trasmite los anticuerpos al feto durante el embarazo de la madre.

Los anticuerpos de la madre son pasados al feto por medio de la placenta a partir de un receptor Fc de las células de la placenta.

Es en el mes 3 de la gestación cuando se produce este tipo de inmunidad.

También se proporciona inmunidad pasiva con la transferencia de los anticuerpos de inmunoglobulina A presente en la leche materna.

Estos anticuerpos se transfieren al sistema digestivo del bebé protegiéndolo contra las infecciones bacterianas hasta tanto el bebé pueda sintetizar sus anticuerpos.

Pasiva adquirida de forma artificial:

La inmunidad pasiva adquirida artificialmente es a corto plazo. Es la que se induce a partir de transferir anticuerpos, los cuales se administran como un plasma sanguíneo animal o humano o también como inmunoglobulina humana de banco intramuscular o intravenoso o como anticuerpos monoclonales.

Es de uso profiláctico para las enfermedades de inmunodeficiencias o para tratar infecciones agudas o envenenamiento.

Se utilizó durante muchos años antes del descubrimiento de los antibióticos para e tratamiento de enfermedades infecciosas.

Como terapia la inmunoglobulina se utilizó hasta el alo 1930 para tratar enfermedades respiratorias hasta la introdcción de la sulfonamida como antibiótico.

El ingreso de los microorganimos, bacterias que provocan infecciones es bloqueada por uno de los tipos de inmunidad. Lee tipos de bacterias.








Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *